Inicio Noticias Internacional El controvertido santuario de Yasukuni todavía duele en China y Corea del...

El controvertido santuario de Yasukuni todavía duele en China y Corea del Sur

28
0

“Esta es la foto de mi abuelo que fue asesinado en la Manchuria china durante la Segunda Guerra Mundial” explica Yoshi, posando con orgullo frente al santuario sintoísta Yasukuni en el corazón de Tokio. Su hijo Tetsu le toma una foto y se inclina respetuosamente. “Es en su memoria que voy al Yasukuni todos los años el 15 de agosto, el día que terminó la guerra”, agrega, mientras se niega a mencionar la naturaleza controvertida del lugar.

Este santuario enfurece cada año a China y Corea del Sur, que lo asocian con el sangriento pasado militarista de Japón. Yasukuni (que significa «preservación de la paz») ​​no es un cementerio sino un lugar sagrado donde se graban los nombres de las víctimas de la guerra en pequeñas tablillas y donde estas son consideradas como deidades.

En memoria de los 2,5 millones de muertos en la guerra

Como él, en el agobiante calor de agosto en Tokio, miles de japoneses rindieron homenaje a los 2,5 millones de muertos, en su mayoría japoneses, que han perecido desde finales del siglo XIX en todas las guerras protagonizadas por Japón.

Sin embargo, entre estos fallecidos también hay un millar de funcionarios japoneses condenados por crímenes de guerra por un tribunal internacional tras la Segunda Guerra Mundial. “Desde finales de la década de 1970, este santuario se encuentra en el centro de las controversias que continúan sacudiendo al país, pero también a todo el Lejano Oriente”, explica Takahashi Tetsuya, profesor de filosofía en la Universidad de Tokio (1).

Lea también la noticia :  Cuotas y asientos reservados en Chile

«Una seria provocación»

Este año, dos ministros del nuevo gobierno de Fumio Kishida (a quienes se les envió una tradicional ofrenda en efectivo) se reunieron en el santuario frente a las cámaras de televisión instaladas desde el amanecer frente al santuario. Cada visita de un funcionario, ministro o primer ministro japonés (el emperador no visita desde la década de 1970, cuando se añadieron los nombres de 14 criminales de «clase A» a la lista de víctimas), despierta la ira de los países que sufrieron la abusos del ejército japonés antes y durante la guerra, en particular China y Corea del Sur.

China reaccionó con fuerza a través de la voz del vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin: «Esta es una grave provocación en relación con la victoria de la guerra antifascista y el orden internacional», establecido después de la Segunda Guerra Mundial. Por su parte, el gobierno de Corea del Sur ha expresado su «profunda decepción» y » lamentado « que representantes del gobierno y parlamento japoneses enviaron nuevamente ofrendas o realizaron visitas al Santuario Yasukuni, que «glorifica las guerras de agresión pasadas de Japón y consagra a los criminales de guerra». Toda la península de Corea fue colonizada por Japón desde 1910 hasta 1945.

Quince primeros ministros en peregrinación

A los ojos de China y Corea del Sur, la sinceridad de la «remordimiento» y «disculpas» expresada por varios jefes de gobierno japoneses desde el final de la guerra es cuestionada por las numerosas peregrinaciones realizadas por unos quince primeros ministros al santuario de Yasukuni. Y las manifestaciones permanentes en torno al lugar de los grupos nacionalistas de extrema derecha que defienden tesis revisionistas de la historia (negación de la masacre de Nanjing en China en 1937, así como miles de «mujeres de solaz», esclavas sexuales coreanas enviadas por las tropas japonesas en China) no ayudar a los asuntos. La discordia entre Japón y sus vecinos está lejos de apaciguarse.

Lea también la noticia :  Francia y sus aliados europeos marcan el final de la fuerza Takuba

Artículo anteriorGeForce RTX 3080 12GB, ¡Nvidia reinicia la producción! Qué esta pasando ?
Artículo siguiente“Sabotaje” en Crimea, Macron pide la retirada de los rusos de Zaporizhia
Apasionado del running, vegano a los 25 años y comercial de la ropa, me incorporé al equipo de redacción de AltaVision.news en noviembre de 2021