Inicio Noticias Asia En Filipinas, Ferdinand Marcos Junior tras los pasos de su padre dictador

En Filipinas, Ferdinand Marcos Junior tras los pasos de su padre dictador

36
0

Regreso al futuro en Filipinas. Desde hacía años existía la amenaza de una reaparición en el poder del heredero de la dinastía Marcos. Esta pesadilla -para muchos- se está convirtiendo en realidad sin que nada pueda oponérsele. Ferdinand Marcos Junior, de 64 años, hijo del exdictador que gobernó con puño de hierro el archipiélago durante más de veinte años (entre 1965 y 1986), accederá al palacio presidencial de Manila con una cómoda mayoría de votos.

“Poco a poco, el país se deslizó hacia una forma cada vez más asertiva de autoritarismo bajo el presidente Duterte”lamenta Sol Iglesias, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de Filipinas. “Como si el presidente saliente hubiera preparado el terreno para Marcos Junior. Sentimos que la poca democracia que sobrevivió en Filipinas desaparecerá, al igual que los derechos humanos. »

→ EXPLICACIÓN. En Filipinas, el regreso de la dinastía Marcos

Tras varias décadas dedicadas a restaurar la imagen de su familia, Ferdinand Marcos Junior ha seguido cabriolando en lo más alto de las encuestas durante la campaña electoral. “Sentíamos que su competidora, Leni Robredo, podía alcanzarnos hace tres semanas. Pero la máquina de Marcos se lanzó con un poder financiero muy fuerte y apoyo en todos los niveles de la vida política.apunta Sol Iglesias.

→ VOLVER A LEER. En Filipinas, el clan Marcos marcha hacia el poder

Ferdinand Marcos Junior, apodado «Bong bóng»Había perdido por poco la vicepresidencia en las elecciones de 2016 ante Leni Robredo, su principal oponente durante esta campaña. Esta vez, el plan de «regreso del hijo pródigo» en lo más alto del estado, orquestado tras bambalinas por su madre Imelda, no podía fallar.

Familias poderosas manejan los hilos políticos

De niño soñaba con ser astronauta. Pero el sueño de su madre era que él corriera el mismo destino que su padre. Era necesario lavar el insulto de 1986. Ferdinand Marcos Junior estaba en un internado en Gran Bretaña cuando su padre decretó la ley marcial en 1972 en Filipinas. Hoy defiende este régimen, del que elogia la «genio político»basándose en un fuerte crecimiento económico inicial y el gasto público bajo la ley marcial, oscureciendo la corrupción y la mala gestión que más tarde empobrecieron a la nación.

Lea también la noticia :  En África, las visitas rivales de Lavrov y Macron

Después de que el dictador depuesto muriera en Hawái en 1989, los Marcos regresaron a casa y comenzaron su notable renacimiento, aprovechando las lealtades locales para ganar una serie de altos cargos. Ferdinand Marcos Junior fue así dos veces vicegobernador de la provincia de Ilocos Norte, bastión de la familia, y también fue electo a la Cámara de Representantes y al Senado.

Familias poderosas, como la de los Marcos, han manejado durante mucho tiempo los hilos en este empobrecido país del sudeste asiático, ya sea mediante la compra de votos o la intimidación. Han surgido nuevas dinastías políticas, especialmente a nivel local, arruinando las elecciones, obstaculizando el desarrollo económico y profundizando las desigualdades. “El poder engendra poder”explica Julio Teehankee, profesor de ciencias políticas en la Universidad De La Salle de Manila. “Cuanto más tiempo permanecen en el poder, más poder acumulan. »

«Es una elección completamente loca»

En esta ocasión, el clan Marcos ha aprovechado las redes sociales para llevar a cabo una vasta campaña de desinformación dirigida a los jóvenes, que no han vivido ni la cruenta represión de la disidencia ni la corrupción a gran escala que marcó los veinte años de reinado de su padre. «Es una elección completamente locasuelta Jayeel Cornelio, sociólogo y profesor de ciencias políticas en la prestigiosa universidad jesuita de Ateneo en Manila. Jamás hubiera imaginado tal tormenta política donde todas las generaciones y todas las clases sociales votaran por el hijo del dictador. »

→ ANÁLISIS. En Filipinas, la Iglesia quiere hacer oír su voz en las elecciones presidenciales

Lea también la noticia :  la junta militar quiere "aniquilar" a los opositores

«Seguía hablando de la ‘unidad’ del pueblo, insiste Jayeel Cornelio, quien trabajó en el discurso político de Bongbong. No habla de fraternidad sino de la unidad de todos detrás de él, a toda costa: debemos amarnos, estar en paz… Pero detrás de la palabra «unidad» se esconde un autoritarismo violento porque no es posible el diálogo, todos debe obedecer. »

Bongbong Marcos Junior no ha aceptado ningún debate televisivo, ha huido de los periodistas y se niega a iniciar cualquier diálogo sobre la violencia de su antecesor, al que apoya. Para Jayeel Cornelio, este “Discurso tan cristiano también es diabólico”. Y la conferencia episcopal de Filipinas corre el riesgo de estar tan dividida como en el pasado, en tiempos de Ferdinand Marcos Senior. “Vamos a vivir el apocalipsis”el Advierte.

———-

De un marco a otro

diciembre de 1965. Elección de Ferdinand Marcos como jefe de Filipinas.

1972-1981. Sangrienta represión. Según Amnistía Internacional, 3.240 personas fueron asesinadas, decenas de miles más torturadas y encarceladas.

1986. Derrocamiento del dictador Fernando Marcos padre, sucedido por Corazón Aquino.

28 de septiembre de 1989. Muerte del dictador en Hawai (Estados Unidos).

octubre de 2015. Anuncio de la candidatura de Ferdinand Marcos Junior para las elecciones generales de 2016. Fracasa a las puertas de la vicepresidencia.

9 de mayo de 2022. Los 67 millones de votantes filipinos están llamados a designar al sucesor del presidente Rodrigo Duterte.

Artículo anteriorDDR5 y DDR4, Zalman presenta su disipador ZM_MH10 aRGB
Artículo siguienteEmmanuel Macron esboza desde Estrasburgo su visión de la Europa del mañana
Tras una licenciatura en economía, un máster en gestión estratégica y 18 meses de viaje por todo el mundo, empecé a trabajar como redactor de páginas web.