Inicio Noticias Internacional Gas, electricidad… Bajo tensión, la UE apuesta por la energía colectiva

Gas, electricidad… Bajo tensión, la UE apuesta por la energía colectiva

27
0

¿Habrá un nacionalismo energético en Europa este invierno, como la retirada de vacunas observada durante la pandemia? La pregunta estará en el centro del gran oral anual que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, debe realizar este miércoles 14 de septiembre ante los eurodiputados. Para su tercer «Discurso sobre el estado de la Unión», la jefa ejecutiva de la UE dará a conocer medidas de emergencia para detener el aumento en los precios del gas y la electricidad causado por la ofensiva rusa en Ucrania.

La institución está bajo presión: la inflación ha dado lugar a movimientos de protesta en España, Italia y Alemania. Bruselas quiere evitar a toda costa un estallido de ira como los «chalecos amarillos». Excepcionalmente, la Comisión ha decidido hacer de la transparencia un activo. Durante los últimos días no mantuvo el misterio sobre sus pistas laborales. Sus ideas fueron discutidas por los ministros de energía europeos a partir del viernes 9 de septiembre en Bruselas. Ahora se trata de poner sobre la mesa propuestas formales.

Problema de aceptabilidad

Los Veintisiete coinciden en la idea de reducir el consumo de energía en su suelo, pero no en la magnitud del esfuerzo. Los Estados miembros deben llegar a un acuerdo con los industriales que quieren mantener sus niveles de producción (y por lo tanto el empleo y el PIB del país). Los equilibrios sociales serán muy delicados de preservar, insiste Thomas Pellerin-Carlin, director del Centro de Energía del Instituto Jacques-Delors.

“Las restricciones solo serán aceptables si son socialmente justas, porque golpearán primero a las empresas más frágiles y a las personas más pobres. el Advierte. Il sera plus difficile d’accepter des coupures d’énergie en Normandie si Paris garde ses illuminations de Noël, ou que la société Duralex ferme ses portes face à l’impossibilité de produire son verre à un coût acceptable si JCDecaux continue d’allumer ses paneles publicitarios. »

¿Hacia una tributación de las superganancias?

Además, todavía no se ha ganado nada en cuanto a los amortiguadores sociales que se podrían poner en marcha a escala europea. La Comisión propone establecer una contribución » temporario « y «excepcional» de solidaridad derivada de las colosales ganancias generadas por los productores de energía, en beneficio de los hogares más vulnerables.

“Ver a Ursula von der Leyen y a la Comisión Europea apoyar la tributación de los superbeneficios es un cambio histórico para la institución en términos de tributación.señala el eurodiputado medioambiental Yannick Jadot. Ahora será interesante ver qué cartas jugará Ursula von der Leyen para que no haya oposición en el Consejo. Hasta el momento, ningún Estado miembro ha impugnado esta medida. »

Desde principios de verano, la «lobby del jefe» BusinessEurope explica sin rodeos que la «preparación de invierno» de Europa debe ser “orientado al mercado”. Cada vez más estados (con Francia a la cabeza) abogan por una revisión completa del funcionamiento europeo. Se trataría de poner un tope a los ingresos de los productores de energía de bajo coste que revenden a precio de oro (por el llamado “orden de mérito”, según la cual la unidad generadora de energía última llamada fija los precios). Alemania, en particular, ha dado un giro de 180 grados en este sentido.

Lea también la noticia :  Rusia refuerza su control sobre Internet y las redes sociales

Divisiones en gas ruso

La cohesión no es evidente en todos los temas. La hipótesis de un tope en los precios del gas ruso es divisiva. La República Checa, que ostenta la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea hasta final de año, ha señalado que la propuesta no es «no constructivo». Hungría dijo » no entender « esta medida que corre el riesgo «provocar escasez».

Christophe Grudler, miembro del Comité de Energía del Parlamento Europeo, no está muy sorprendido de ver que estos países se presenten. “Estos son los países más dependientes del gas ruso quienes son los mas friosseñala el eurodiputado. Uno pensaría que estarían felices de pagar menos por el gas si su precio está limitado, pero es lo contrario: tienen miedo de no tener nada de gas. ¡En el texto de la Comisión Europea, el principio de solidaridad entre los Estados miembros debe recordarse a toda costa! »

La Comisión Europea camina sobre cáscaras de huevo. Los Estados miembros tienden a querer tirar de la manta por sí mismos, guiados por sus propios intereses. “Todo el mundo intenta precipitarse en este espacio político que se ha abierto enormemente en las últimas semanas y en el que todo parece posible”, resume Raphael Hanoteaux, experto en políticas energéticas dentro del grupo de expertos E3G en Bruselas. La Dirección General de Energía de la institución, en estrecha colaboración con los Estados miembros, se ha comprometido a “teniendo en cuenta todas las diferencias nacionales”.

Relevancia del nivel europeo

Para que los 27 sigan unidos“todos los planes nacionales de crisis deberían tener también una dimensión europea”, enfatiza Thomas Pellerin-Carlin, quien cita el contraejemplo alemán. En Berlín, el Bundestag está discutiendo la propuesta del ministro de Economía, Robert Habeck (Verde), para poder reiniciar dos reactores nucleares en emergencia, este invierno, en caso de necesidad aguda para satisfacer la demanda nacional. «Esta medida podría muy bien hacerse a nivel de la Unión Europea, teniendo en cuenta el impacto de la crisis en los vecinos», sugiere el experto.

Lea también la noticia :  ¿Los franceses involucrados en el conflicto corren el riesgo de ser sancionados?

Contrariamente a la gestión de la pandemia, los europeos no parten de nada para salir adelante de esta crisis del gas ligada a Rusia. Otros han tenido lugar antes en 2006, 2009, 2014, por lo que ya existen herramientas para mantenerse unidos. Gracias al Connecting Europe Facility (CEF), un instrumento financiero destinado a completar los eslabones que faltan en las redes energéticas europeas, los Estados están todos interconectados. Pueden enviar energía más allá de sus vecinos. “Todos deberían encontrar su cuenta. Por ejemplo, aquellos con stocks de gas muy bajos o incluso inexistentes –como Irlanda, Finlandia, Grecia, Eslovenia, Luxemburgo o Chipre– deben estar seguros de poder contar con otros países europeos”, continúa Christophe Grudler.

Además, el eurodiputado está convencido: “Con el episodio de la vacuna, y la experiencia de cada uno por su cuenta llevada al extremo, los Estados miembros vieron la necesidad de aplicar este principio de solidaridad. Si hoy existen disparidades, la voluntad es más bien borrarlas y no ir al frente. Excepto quizás Hungría, que está jugando un juego sucio al firmar contratos directamente con Gazprom a espaldas de los europeos. » Esta excepción sin duda supondrá un problema para la nueva contribución solidaria. Esto último requerirá en principio una votación unánime.

—————–

Variada dependencia de las importaciones rusas

Antes de la guerra en Ucrania, la proporción de energía primaria satisfecha directamente por las importaciones netas de gas, petróleo y carbón rusos podría multiplicarse por diez de un país de la UE a otro, según Eurostat (2019) y la Fundación Bruegel (2021).

Los países menos expuestos a esta dependencia fueron Irlanda (2,7 %), España (3,6 %), Portugal (5,5 %), Francia (5,9 %), Suecia (7,8 %), Luxemburgo (8,2 %), Dinamarca (8,4 %), Estonia (10,4 %), Rumanía ( 11,1 %), Croacia (11,3 %), Malta (11,9 %), Eslovenia (14,5 %) y Bélgica (15 %).

Otros eran más dependientes., como Holanda (16,1 %), Grecia (16,3 %), República Checa (17,5 %), Italia (19 %), Austria (23,4 %), Alemania (26,4 %), Finlandia (28,5 %), Bulgaria (29,2 %), Polonia (30,3 %) y Letonia (31,3 %). Los países más gravemente afectados son Hungría (42,6 %), Eslovaquia (49 %) y Lituania (49,5 %).

Artículo anteriorTransmisión en vivo del Manchester City vs. Borussia Dortmund: predicción de la Liga de Campeones, cómo ver en línea, probabilidades
Artículo siguientemuerte del exfiscal Kenneth Starr, el motivo favorito de Clinton en el caso Lewinsky
Apasionado del running, vegano a los 25 años y comercial de la ropa, me incorporé al equipo de redacción de AltaVision.news en noviembre de 2021