Inicio Noticias Europa para la comunidad gay de Nueva York, una sensación de deja vu

para la comunidad gay de Nueva York, una sensación de deja vu

50
0

Las dos amenazas sanitarias que se ciernen sobre Nueva York cristalizan en un pequeño tramo de la 9ª Avenida, en el distrito de Chelsea. En la calle 29, un grupo de turistas hace cola frente a una minivan de detección de Covid-19. No muy lejos, se han levantado tiendas de campaña cerca de una clínica especializada en salud sexual para acomodar a los neoyorquinos que quieren vacunarse contra la viruela del mono (o «monkeypox»).

Dos años después de ser el epicentro del coronavirus, la megalópolis estadounidense se encuentra con esta nueva enfermedad: concentra casi una cuarta parte de los más de 7.500 casos registrados en Estados Unidos. Ante su rápida propagación, la administración Biden declaró el 4 de agosto que la epidemia era un “emergencia de salud pública”. Decisión que debe permitir la asignación de fondos y herramientas adicionales para contenerla.

“El mismo estigma”

La preocupación es muy fuerte en el distrito de Chelsea, donde hay una gran comunidad homosexual. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos el 95% de los pacientes son hombres que tienen sexo con hombres.

Mismas víctimas, misma lentitud de las autoridades… Para muchos activistas de larga data, esta crisis recuerda las horas oscuras de la epidemia del SIDA, que hizo estragos en la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales) en las décadas de 1980 y 1990. En 1994, el pico de la peste, 50.000 personas perdieron la vida en Nueva York.

Lea también la noticia :  El aumento de los precios de los fertilizantes pesa sobre África

Paul, un hombre gay de Nueva York, teme saber “el mismo estigma” que en ese momento. “El riesgo es que los homosexuales seamos señalados cuando esta enfermedad se puede transmitir por contacto con la piel y por lo tanto preocupa a todos”, dijo saliendo del sitio de vacunación.

Este estigma ya se está manifestando. Una neoyorquina, que padecía una enfermedad no contagiosa que causaba lesiones en la piel comparables a la viruela del mono, fue filmada en el metro por alguien que no la conocía. Tras la difusión del video en la plataforma TikTok, fue objeto de amenazas físicas por parte de internautas que pensaron que tenía «viruela del mono» y la propagaron en un lugar público.

Falta de dosis y medios de tamizaje

Las diferencias entre esta epidemia y la crisis del SIDA son muchas. Entre ellos: la existencia de una vacuna. Pero durante meses, las dosis y los medios de detección fueron muy escasos en Nueva York, debido a la falta de infraestructura. Ante las dificultades de despliegue y la falta de información, las asociaciones LGBT locales se han movilizado. Act Up, a la vanguardia de la sensibilización sobre la devastación del VIH, organizó una manifestación en julio en Manhattan para denunciar la falta de vacunas.

Otras ONG trabajan con el municipio para hacer prevención y ayudar a sus miembros a hacer citas. Callen-Lorde, un centro médico de Chelsea para la población LGBT, que ha estado en primera línea en la lucha contra el sida, escribió a mediados de julio al gobierno federal pidiendo más dosis. “Nueva York tiene el mayor número de casos per cápita, pero solo el 11% de las dosis de vacunas”, lamenta Peter Meacher, jefe de los servicios médicos de la asociación. El 4 de agosto, la Ciudad dio a conocer 23,000 citas. Encontraron compradores en una hora.

Lea también la noticia :  Israel sale de su neutralidad y molesta a Moscú

Artículo anteriorErling Haaland llega con estilo con un aparato ortopédico cuando el Manchester City venció al West Ham en el primer partido de la Premier League
Artículo siguienteLa operación de Israel contra Gaza fortalece a Yair Lapid y Benny Gantz
Soy un viajero de 29 años y vendedor en una tienda de prêt-à-porter. Me incorporé al equipo de redacción de AltaVision.news en octubre de 2021.