Inicio Noticias África ¿Suena la nueva Constitución tunecina la sentencia de muerte de la Primavera...

¿Suena la nueva Constitución tunecina la sentencia de muerte de la Primavera Árabe?

24
0

“La primera ola de revoluciones árabes comenzó con Túnez y terminará con Túnez que, once años después de derrocar al dictador Ben Ali, claramente votó por un sistema autoritario que otorga todos los poderes al presidente. Los tunecinos decidieron de forma democrática adoptar, el lunes 25 de julio, una Constitución mucho menos democrática que la anterior, con un 92% de “sí”, pero con una bajísima tasa de participación, en torno al 25%.

Rechazo de la clase política

¿Cómo se puede explicar este estado de cosas? Siempre hay traumas colectivos en la historia de los pueblos, y Túnez vivió esto en junio-julio de 2021. Estábamos en medio de la segunda ola de la epidemia de Covid-19, muy virulenta y muy mal manejada por el ejecutivo, entonces encabezado por Hichem Mechichi, al frente de una coalición compuesta principalmente por islamistas de Ennahda y el partido Qalb Tounes.

En ese momento, el país no podía conseguir vacunas, los hospitales y clínicas estaban saturados y, por falta de atención, la gente moría en sus casas. Esto ha sacudido a los tunecinos, sobre todo porque durante la primera ola, al país le había ido bien con apenas 50 muertos. Pero mientras tanto, el Parlamento obtuvo, por razones puramente políticas, la caída del gobierno que había manejado bien la primera ola. De ahí un verdadero rechazo a esta clase política y a esta mayoría que se ha reducido al partido Ennahda, percibido por los progresistas como un partido islamista al que hay que combatir y por el tunecino medio como el partido oportunista que en diez años se ha enriquecido, ha puso lo suyo y no tiene consideración por el bien común.

Lea también la noticia :  ¿Para qué sirve el “Yuan Wang 5”, un barco “espía” chino amarrado en Sri Lanka?

La campaña del referéndum jugó con el miedo

Otro escándalo marcó este período de la pandemia, cuando un alto miembro del partido islamista intervino públicamente para decir que daba de plazo al gobierno, el 25 de julio, día del Día de la República, para indemnizar a los ex presos políticos islamistas, un historia sin resolver durante diez años. El momento estaba muy mal elegido, el caso provocó un escándalo, hubo manifestaciones y el presidente de la República, Kaïs Saïed, aprovechó para dar su golpe de Estado.

La campaña del referéndum jugó con el miedo. La alternativa era “O se acepta esta Constitución, o es el regreso de los islamistas”. Muchos de los que hicieron campaña por la Constitución ni siquiera la habían leído. Al votar «sí», los tunecinos querían cerrar el paréntesis de una clase política descarriada y una situación económica que no ha hecho más que empeorar.

Y piensan que al darle las llaves del poder a un hombre fuerte, él lo manejará todo. Pero la Constitución no proporciona ningún contrapoder al presidente. »

Artículo anteriorUcrania en guerra por Serhiy Jadan, la libertad como valor primordial
Artículo siguienteCreative Stage Air V2, Creative estrena un precio recomendado de 49,99€
Ingeniero mecánico de formación, trabajé en la industria durante 10 años, sobre todo en el sector nuclear. Llevo varios años trabajando como redactor web, utilizando mis conocimientos técnicos para escribir artículos sobre temas específicos, como las finanzas,